Sentencias ganadas

Se muestran, a continuación, capturas de pantalla anonimizadas de fragmentos de algunas sentencias en las que las periciales informáticas elaboradas por el perito informático titular de este despacho, resultaron esenciales para decantar las mismas. Existen muchas sentencias ganadas gracias a periciales informáticas elaboradas y firmadas por este profesional, mostrándose, seguidamente, algunas de ellas. Como se puede observar, desde este despacho se trabaja en todas las jurisdicciones: civil, penal (acusación y defensa), contencioso-administrativo, laboral, etc. Y se ganan asuntos, asimismo, en todas las jurisdicciones.


En primer lugar, se muestra la Sentencia de 20 de marzo de 2017, correspondiente al número de recurso 62/2015, del Juzgado de lo Social número 3 de Pamplona, Navarra, en la que el CLUB ATLÉTICO OSASUNA reclamaba DOCE MILLONES DE EUROS al REAL CLUB RACING DE SANTANDER, en concepto de indemnización. El juez utiliza la que él mismo denomina como “DOCTRINA RUBIO ALAMILLO” para denegar la indemnización solicitada, en base a un artículo escrito por este profesional, denominado “El correo electrónico como prueba en procedimientos judiciales”. Esta sentencia, pues, no se dicta gracias a la elaboración de un informe pericial por parte de este profesional, pero sí a partir de uno de los artículos doctrinales de este perito informático que, junto con la pericial de un compñaero aportada al procedimiento, motivó la resolución, por lo que se ha considerado oportuno incluirla en esta sección.



Sentencia condenatoria en la que la pericial informática realizada por este perito informático demostró la existencia de un delito de coacciones.



Sentencia absolutoria en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar la duda razonable existente sobre una presunta simulación de delito (denuncia del robo de un vehículo de alta gama puesto en duda por la compañía aseguradora, que alegaba que las llaves del vehículo se habían utilizado en el intervalo en que se habría producido el robo), dictándose sentencia absolutoria, frente a la pericial de la compañía aseguradora, negativamente calificada por Su Señoría.

 

Sentencia absolutoria en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar la inexistencia de un delito de daños informáticos imputados al acusado, al que se acusaba de haber eliminado unos códigos fuentes, absolviéndose al mismo (existe un error tipográfico de Su Señoría en el que se me nombra erróneamente como “Jaime Rubio Alamillo”, en lugar de Javier Rubio Alamillo).

 

Sentencia laboral en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar que un empleado de la empresa había creado un negocio paralelo con información de la misma, denegándose el despido improcedente al mismo, resultando la solvencia de la pericial de este profesional (que fue confrontada incluso por la pericial de otro compañero perito ingeniero informático), decisiva para el dictado de la sentencia.

 

Sentencia contenciosa en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para considerar a una empresa como no notificada por parte de una Administración, debido a que la referida notificación habría llegado a la carpeta de correos no deseados o “spam”, razonándose tal extremo en la pericial, librándose la empresa del pago de una cuantiosa multa impuesta por no acometer las acciones a las que obligaba la notificación y obligando a la Administración a retrotraer actuaciones.

 

Sentencia laboral (con ramificación penal), en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar que un empleado de la empresa no había instalado ningún tipo de software espía en la organización, tal y como trataba de demostrar una pericial informática firmada por un intruso sin titulación oficial.

 

Sentencia absolutoria en la que la pericial informática realizada por este perito informático, confrontada, además, por una pericial informática del Instituto Armado de la Guardia Civil mediante careo en Sala, sirvió para demostrar que, sobre un terminal telefónico intervenido, se habían producido accesos y copias de archivos y bases de datos, por parte de los investigadores policiales, antes de dictarse la orden judicial que permitía el acceso e investigación del citado terminal, quedando por tanto viciadas todas las actuaciones posteriores y resultando absueltos por la Audiencia Provincial varios acusados por delitos de narcotráfico.

 

Sentencia civil en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para certificar la autenticidad de los mensajes de WhatsApp, ganándose el procedimiento civil abierto por la parte demandante.

 

Sentencia civil en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para certificar la autenticidad de los mensajes de WhatsApp, ganándose el procedimiento civil abierto por la parte demandante.

 

Sentencia de apelación civil en la que la pericial informática realizada por este perito informático fue esencial para determinar, en la sentencia de primera instancia, que un sistema informático funcionaba correctamente, contrariamente a lo que sostenía la pericial informática de la demandante. La sentencia de apelación no modifica a la sentencia de primera instancia y mantiene el veredicto de que el software funcionaba correctamente, añadiendo, además, que los defectos de funcionamiento menores, no eran imputables a la demandada, tal y como sostenía este perito informático en su pericial y tal y como reflejan tanto la sentencia de primera instancia como la de apelación.



Sentencia penal en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar que, sobre el disco duro del ordenador incautado a un miembro de las Fuerzas Armadas, al que se practicaron dos análisis forenses, tanto por parte del estamento militar como por parte de la Guardia Civil, que referían la descarga y posesión de pornografía infantil, no se preservó la cadena de custodia, porque, según contrastó este profesional, las huellas digitales de los distintos análisis practicados, tanto por las Fuerzas Armadas como por la Guardia Civil, no coincidían, reflejándose dicha cuestión como capital en la sentencia. Además, el disco duro se encontraba dañado cuando este perito informático acudió al juzgado a realizar su clonación, motivo que impidió realizar una prueba de contraste. En el juicio declararon como testigos altos mandos militares y el investigado fue absuelto.



Sentencia de apelación penal en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para determinar que no se había demostrado adecuadamente que uno de los investigados, acusado, presuntamente, de haber filtrado el listado de contraseñas de seguridad de los domicilios de una urbanización, lo hubiera hecho realmente, pese a que el empleado había accedido al sistema en el intervalo en que se imprimió el documento sobre el que, posteriormente, se habían manuscrito, a posteriori, las contraseñas de cada domicilio, enviándose el documento, a continuación, escaneado por correo electrónico. El investigado fue condenado en primera instancia, pero la sentencia de apelación, no recurrible, le absolvió. En esta ocasión, la Sala se refiere a este profesional como “perito de la defensa”, en lugar de por su nombre y apellidos.



Auto de apelación penal de Audiencia Provincial en el que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para confirmar el archivo de una causa, rebatiéndose, con la citada pericial informática de este profesional, una pericial judicial (es decir, de un perito informático insaculado judicialmente), en la que se acusaba al investigado de haber realizado determinados plagios en ciertos libros. El auto de apelación confirma el auto de sobreseimiento del juzgado, en el que se decreta el archivo de las actuaciones.



Sentencia penal en la que la pericial informática realizada por este perito informático sirvió para demostrar que la denunciante había enviado al acusado ciertos correos electrónicos desde una cuenta de correo electrónico de Gmail, en la que se había configurado una cuenta de correo electrónico universitaria. Se negaba la titularidad de la cuenta de Gmail achacando la misma y el envío de los correos desde dicha cuenta a la parte acusada, acusándole de suplantar la identidad de la denunciante y de auto enviarse los correos a su propia dirección simulando ser la denunciante. Se demostró que en la cuenta de Gmail se hallaba configurada una cuenta de correo indubitada de la denunciante y que, por tanto, la cuenta de Gmail también era de la denunciante. El acusado fue absuelto.



Sentencia de casación penal en la que la pericial informática realizada por este perito informático, junto a la pericial contable realiza por una perito contable, sirvió para demostrar que un acusado de diversos delitos como estafa, insolvencia y falsedad en documento mercantil, no era culpable de los mismos. La Audiencia Nacional sí condeno previamente por estos delitos al acusado, valorando erróneamente las pruebas periciales, sin embargo, el Tribunal Supremo le absolvió de los mismos, condenándole únicamente por el delito de falsedad en las cuentas anuales (al ser la condena igual o inferior a dos años, el acusado no ingresó en prisión). El trabajo de este perito consistió en transformar una copia de seguridad indubitada de la contabilidad de la empresa que el acusado había conservado desde su marcha de la misma (fue necesario demostrar, asimismo, que la copia era indubitada), a formato Excel, siendo este documento ya legible y ulteriormente analizado por la perito contable. La Sala de la Audiencia Nacional valoró incorrectamente la prueba al tomar por “encriptado” el fichero de contabilidad analizado por este profesional, cuando este perito nunca había referido tal cuestión, valorando adecuadamente la prueba el Tribunal Supremo en la sentencia de casación. Se muestran capturas de pantalla de la sentencia de la Audiencia Nacional, que valora erróneamente la prueba, así como de la sentencia de casación del Tribunal Supremo, que la valora adecuadamente.

SENTENCIA DE LA AUDIENCIA NACIONAL


SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO REVOCANDO LA ANTERIOR (ESTA SENTENCIA HA SIDO EXTRAÍDA DEL BUSCADOR CENDOJ)



Sentencia de apelación penal en la que la pericial informática realizada por este perito informático, junto a otro compañero perito informático colegiado, sirvió, confirmando la sentencia de primera instancia, para establecer la inexistencia del delito de daños informáticos imputado a un acusado a partir del informe elaborado por un perito informático sin titulación oficial que había sido insaculado como perito informático judicial.



Sentencia absolutoria y condenatoria (la acusación era por la comisión de varios presuntos delitos), en la que la pericial informática realizada por este perito informático, sirvió para demostrar el quebrantamiento en la cadena de custodia sobre un teléfono móvil Apple iPhone 6S (una de las piezas de convicción), perteneciente a la denunciante, menor en el momento de ocurrir los hechos. Los peritos de la Guardia Civil, en el careo mantenido con este profesional en el juicio penal, en la Audiencia Provincial de Madrid, no negaron dicho quebrantamiento en la cadena de custodia. El acusado fue absuelto de tres presuntos delitos y condenado por uno.