La importancia de la cadena de custodia en una pericial informática: el juez pone en cuestión al perito informático de Podemos

La cadena de custodia en un peritaje informático no es un tema baladí, es una cuestión fundamental. Desde este despacho profesional siempre se ha insistido en esta cuestión, habiendo publicado, incluso, este perito informático, artículos doctrinales en diarios jurídicos de reconocido prestigio, como La Ley, sobre el particular. En uno de estos artículos, se explica claramente qué procedimiento seguir con prácticamente todas las posibles evidencias informáticas existentes, para convertirlas en pruebas y que no puedan ser puestas en cuestión por un juzgado.

 

Según informaciones periodísticas recientes, el juez que investiga el “Caso Neurona”, en el que se encuentra implicado el Partido Podemos, ha puesto en cuestión la pericial informática presentada por Podemos, puesto que, aparentemente, la información analizada por el perito informático en su momento, no es la misma que la aportada por Podemos al procedimiento judicial. Así, según las informaciones periodísticas, el juez explica en su auto que “Podemos aportó un disco duro que contenía 50 gigabytes de información y en concreto, 3.236 archivos y 165 subcarpetas. Pero «el objeto de estudio por parte del perito» al que encomendaron el análisis «fueron un total de 1.411 archivos», es decir, «no se corresponde» con el material inicialmente presentado»”.

La información periodística continúa: “«Procede requerir a dicho partido político a los efectos de que en el plazo de cinco días presente los 1.411 archivos objeto de análisis en el informe pericial por su parte presentado» dice el juez. Quiere además, que aporte «la acreditación de que se trata de los archivos facilitados al perito de cara a la emisión de su informe»”.

Y sigue: “Podemos ha presentado sus propias periciales a partir de una serie de archivos seleccionados. Los mismos que ahora el instructor le reclama, junto con la certificación de que el perito ha trabajado sobre ellos, porque no concuerdan con los 50 GB que, según decían, eran todos los trabajos de Neurona”.

 

Es evidente que el perito informático no ejecutó un procedimiento de cadena de custodia del disco duro analizado en su pericial informática. El procedimiento correcto que debería haber seguido este perito informático, sería haber realizado un volcado ante notario del disco duro que se pretendía analizar, calculando su huella digital y elevando la misma a público en la diligencia del acta notarial, indicando posteriormente la misma en el informe, dejando una copia forense del disco en la notaría. De esta forma, el juez tendría acceso a esta copia y podría ordenar su análisis a cualquier perito informático judicial, que calcularía la huella digital del disco depositado ante notario, la cotejaría con la huella digital incluida en el informe y entregaría los archivos analizados por el perito informático de parte al juez.

Comparte