Informe pericial informático sobre posible suplantación de identidad o competencia desleal en Google Ads (AdWords)

En los últimos días, este profesional ha tenido conocimiento de que, buscando en Google por el nombre de otro profesional perito informático, aparecía un anuncio de la página web de peritaje informático de este profesional, es decir, esta misma página web, www.peritoinformaticocolegiado.es.

Este profesional, como perito informático, tiene contratado el servicio de Google Ads desde hace mucho tiempo. Este servicio muestra, a los usuarios de Google, publicidad relacionada con las búsquedas que éstos realizan. En el caso de este despacho profesional de peritaje informático, se tiene contratado el servicio para las búsquedas “perito informático” y “peritaje informático”. Quiere esto decir que, si un usuario introduce en el buscador de Google las cadenas “perito informático” o “peritaje informático”, el buscador le mostrará al usuario la página web de este despacho profesional y el usuario podrá visualizar la página web de este despacho y contratar los servicios de peritaje informático de su titular. En principio, la mecánica parece sencilla.

Sin embargo, Google funciona de manera mucho más compleja. Google aplica un conocido algoritmo o, mejor dicho, familia de algoritmos (el PageRank, propiedad intelectual de Google), que obviamente contiene heurísticas de inteligencia artificial que, por “proximidad”, relacionan unos términos con otros. Supóngase que existe un señor que se llama “Juan López Iturralde” (es preferible un apellido poco común, porque con un apellido más común, Google tendría difícil discriminar entre todos los que se llaman igual), que también es perito informático, que también tiene una web profesional indexada en Google y que, de algún modo, Google “sabe” que este señor es perito informático o se dedica a realizar peritajes informáticos (gracias, obviamente, a haber scrapeado su web).

 

Imagínese que, en un momento dado, un usuario de Google introduce el nombre de este señor en Google, porque ha tenido conocimiento de su existencia a través de otro medio y/o porque desea contratar sus servicios, o simplemente ver su currículum. Pues bien, en este momento y, por supuesto, en milésimas de segundo, Google, “sabiendo” que “Juan López Iturralde” es perito informático, y obviamente, siendo “consciente” de que este despacho tiene contratada publicidad para la búsqueda por el término “perito informático”, decide que un usuario que está buscando a “Juan López Iturralde”, en realidad está buscando un perito informático y le muestra la web de este despacho profesional de peritaje informático.

Para que este comportamiento tenga lugar, obviamente la configuración de Google Ads debe cumplir una serie de características. En primer lugar, que la opción “concordancia amplia” esté activa en la campaña. Esta opción proporciona una serie de ventajas prácticamente irrenunciables para cualquier usuario de Google Ads, como por ejemplo, que si el usuario realiza búsquedas como “despacho de peritaje informático”, “análisis pericial informático”, “informe pericial informático”, “peritaje de WhatsApp”, etc., Google “entiende” que lo que en realidad busca el usuario es un perito informático y le muestra el anuncio. Renunciar a la opción de “concordancia amplia” y configurar cualquiera de las opciones de “concordancia de frase” o “concordancia exacta”, restaría muchas posibilidades al negocio, ya que estas últimas opciones son mucho más restrictivas en cuanto a la aplicación de inteligencia artificial y, por tanto, menos provechosas para el negocio. Por ejemplo, la “concordancia de frase” sólo tiene en cuenta los errores tipográficos y/u ortográficos, las búsquedas en singular/plural y los cambios de género de las palabras. La “concordancia exacta”, como su propio nombre indica, sólo muestra el anuncio si el usuario introduce la búsqueda exacta.

No es posible suprimir o discriminar, de alguna manera, la “concordancia amplia” sólo para nombres propios y dejar que funcione para todas las demás búsquedas. Únicamente es posible añadir el patrón de búsqueda por el que no se desea aparecer, a la lista de palabras prohibidas.

 

Esta situación puede dar lugar a importantes problemas, ya que si Google es capaz de mostrar el anuncio de un negocio cuando un usuario busca por el nombre propio (personal o empresarial), de la competencia, alguien puede sentirse molesto y poner una denuncia por suplantación de identidad, una demanda por competencia desleal, o lo que se precie, que obviamente puede llegar a ser admitida en el juzgado (este profesional, con mucha experiencia judicial, ha visto ya denuncias penales y demandas civiles, admitidas a trámite con argumentos mucho más inverosímiles).

Una vez un procedimiento se incoa (especialmente, si es una denuncia penal, donde el Ministerio Fiscal puede tomar partido si observa indicios de delito), es difícil detenerlo y, al objeto de lograr un sobreseimiento o un archivo de la causa, lo mejor es contar, cuanto antes, con el informe pericial de un perito informático colegiado, que demuestre, mediante sesiones de navegación certificadas, que la cuenta de Google Ads del usuario denunciado o demandado, no tiene el nombre propio en litigio configurado como búsqueda. El perito informático explicará también la problemática existente y sabrá argumentar también cómo se debe proceder para que el juzgado solicite a Google el historial de configuración de anuncios de Google Ads, para determinar, de manera definitiva, que la búsqueda en litigio nunca estuvo configurada como tal.

Comparte